El Monolito

Las formas arquitectónicas como nuestros monolitos se han encontrado a lo largo de la historia y en todas partes del mundo. En otros tiempos, tales conexiones entre «cielo» y «tierra» a veces se denominaban «axi mundi» o eje del mundo. Así se podía llegar al cielo: subiendo un árbol, una enredadera, una escalera, una montaña …

Para los antiguos celtas, el bosque era su templo natural, y su centro simbólico era un claro en el bosque. Allí hicieron contacto con lo sagrado. Para ellos, el roble era el camino hacia el conocimiento. En la mitología nórdica, el gran fresno «Yggdrazil» era el lugar del consejo de los dioses donde determinaban el destino de los mortales. También en África el árbol es el eje del mundo. Los baobab son altares donde se dejan ofrendas para los espíritus.

Las escaleras siempre dan la sensación de un camino para ascender y descender … En su sueño, Jacob vio el
escalera donde los ángeles subían y bajaban. Y la tableta esmeralda de los antiguos alquimistas dice: «como es arriba es abajo».

En el antiguo Egipto, los obeliscos estaban tallados en un solo bloque de piedra y tenían diferentes inscripciones. Para los egipcios, estos monumentos simbolizaban un rayo de sol de su dios sol. Creían que los rayos del sol tenían el poder de revivir a los muertos. También creían que el monolito era la morada del dios. En la época de Akhenaton, los obeliscos y las pirámides se consideraban rayos de sol petrificados, símbolos del centro sagrado del mundo que unía los cielos y los dioses con la tierra.

Cada parque de estudio y reflexión tiene un monolito que recrea este eje esencial y fija una referencia para la hora y el lugar en el que se construyó el parque.

El Monolito del Parque Latitud 0° fue inaugurado el 17 de junio de 2017.